Reflexiones de Setiembre: "De la felicidad y otros asuntos"

Te invitamos a visitar este ENLACE y conocerás más Poemas, Cuentos, Frases, Reflexiones, Mitos, Leyendas, Relatos, Fabulas y mucho más.

 Reflexiones de Setiembre: "De la felicidad y otros asuntos"
Siempre he oído decir que nadie la encuentra. Que desaparece como leña seca devorada por el fuego, cuando apenas es tangible su presencia. Que sólo aparece en breves momentos salpicados, que contarse puede con los dedos de una mano. Y me sorprendo afanándome en buscar su intermitente presencia en cada pozo de vida transcurrida, en cada recuerdo de tiempo consumado.
Al llegar el Otoño, la adivino abrazada a las primeras nubes viajeras que asoman por las cimas de los cerros y la siento en la brisa que se cuela entre los claros de las encinas y las jaras de la Chaparrera. Descubro su presencia en la lluvia de octubre cuando cae mansa salpicando de gotas viajeras los cristales de las ventanas, invadiendo de musicales murmullos la noche mientras golpea con fuerza los tejados y discurre cantarina por las canales y los regueros.

Y me asombro cuando la veo cuajarse lentamente en las copas de los álamos abrazada al viento, sentada a su grupa de caballo furioso y dislocado despojando los árboles de vestiduras y alfombrando el suelo de la Chopera y la Alameda de la Virgen con mantos de esplendor y belleza. Y palpo su llegada en el frío del invierno. Entre los pájaros que anidan en el hueco de los aleros de la Plaza de los Toros, que en su vejez se encoge como arrugándose ante los rigores del clima, alzándose orgullosa y digna con los chupones de hielo colgando de sus techumbres.
Y es entonces, en las alboradas de las mañanas de diciembre en que las amanecidas se tornan de un blanco inmaculado vistiendo los campos con sudarios de hermosura y la nieve corona las alturas de la Sierra del Águila, cuando salgo a recorrer los caminos que llegan hasta la Noria Olalla y desde la cima de las peñas contemplo perdidos en la lejanía los pueblos y los campos cubiertos por la nevada. Y camino por entre sendas y riscos anegados por el barro hasta el Colmenar del Sota para sentarme al abrigo del cortijo derrumbado y admirar la inmensidad y grandeza de los montes que me rodean hablándome con su silencio; y allí, sin más compañía que el cielo y la tierra, contemplando la enormidad de los cerros, me late presuroso el corazón inhalándome vida en cada mota de aire respirado y me pregunto quién será capaz de ignorar la belleza en la grandiosidad de tan preciados dones.

Y en los días del caluroso estío, cuando la canícula y el bochorno obligan a apaciguar la sed que provoca esa calina insoportable, subo hasta el bar que hay cerca de los baúles y allí platico en armoniosa charla con los más viejos del lugar, que como es habitual en estos casos también son los más sabios y entre cañas de vino, cervezas frescas y tapas de jamón serrano escucho el relato de sus andanzas y miserias con sumo interés, como quien todo tiene que aprender y apenas nada sabe de la vida y sus aconteceres. Hablan de los tiempos de la guerra, de los años del hambre, de las penurias acaecidas y las desdichas que tanto infortunio han prendido en sus vidas y en lo más recóndito de mi ser doy gracias por no haber tenido que conocer en mí ya larga existencia ninguna de esas desgraciadas experiencias y agradezco infinitamente la dicha de poder vivir en paz y tranquilo conmigo mismo.

Las noches de los sábados discurren por lo general sosegadas y tranquilas en compañía de la familia y los amigos. Cuando llega el invierno nos protegemos del frío en el calor del hogar, mientras los leños caen devorados en la lumbre y un olor a chuletas asadas invade de gustosa apetencia el ambiente. Igual pasa en las noches de verano, sólo que entonces las celebraciones se trasladan a la terraza y los asados se cocinan en la barbacoa y el aire se inunda de humos y olores mezclados, que saben a carne y carbón mientras se oyen voces alegres y en el viejo tocadiscos suenan las canciones de Serrat y de Los Panchos.

Y allí, al abrigo de la charla y la palabra desgranamos los aconteceres diarios y el devenir cotidiano; lo que pasó y lo que creemos que habrá de pasar y sentimos la alegría de compartir los escollos de la vida y el pasar de una existencia repartida entre tantos momentos que creímos olvidados y que vuelven arrebujados cuando menos lo esperamos, escondiéndose entre el recuerdo y la añoranza. Y el otoño se funde con el invierno un año tras otro, vuelve a rugir el viento, a embarrar la lluvia los campos, anidan nuevamente los pájaros del invierno en los aleros, otra vez me conmueve ese ir y venir de la vida y sus asuntos y me doy cuenta de que en este mundo que nos ha tocado en suerte no nos falta de nada y cada vez estamos más hastiados de todo y vamos perdiendo sin pensarlo el gusto por los pequeños detalles que hacen de la vida un discurrir placentero.

Y pienso, como dice Serrat, que cada vez nos olvidamos más de "aquellas pequeñas cosas" y con tristeza me pregunto si es tan difícil encontrar la felicidad en esos cotidianos dones que tan poco dinero valen y tan abandonados se encuentran.

Poemas de Agosto: "Tu risa"

Te invitamos a visitar este ENLACE y conocerás más Poemas, Cuentos, Frases, Reflexiones, Mitos, Leyendas, Relatos, Fabulas y mucho más.

Poemas de Agosto: "Tu risa"
Al amor no le interesan los credos
el amor no sabe de razas,
el amor no tiene piel,
ni tampoco alas.
El amor no carga con paracaídas
y sin embargo,
su inmensidad nos salva
o nos desgracia la vida,
La razón estalla
cuando de amor se trata.
Yo soy como el carbón ardiendo
y tú naciste diamante,
pero sé muy bien
que podré complementarte,
Princesa de ensueño,
de caricias y besos
quiero coronarte.
Si tu saltas
yo caigo contigo,
Tú y yo
de amor morir habremos.
Siento que puedo volar contigo
eres el sol, eres el viento,
eres como la fuente en el desierto
eres la diosa antigua
del placer divino,
y eres mi calma.
Y no sabes cuánto amor
no sabes que locura que siento,
cuando me deslumbra tu encanto
y no es el manto azul del cielo,
y sus estrellas
ni las orquídeas que da la primavera.
Princesa mía
de un cuento de hadas,
cuando paseamos por la calle sin prisa
nada me alegra tanto la vida
que escuchar tu bendita risa,
tu bendita risa.

Breve Biografia de Santa Rosa de Lima

 
Nació en Lima (Perú) el año 1586; cuando vivía en su casa, se dedicó ya a una vida de piedad y de virtud, y, cuando vistió el hábito de la tercera Orden de santo Domingo, hizo grandes progresos en el camino de la penitencia y de la contemplación mística.

Lima . Rosa de Lima, la primera santa americana canonizada, nació de ascendencia española en la capital del Perú en 1586. Sus humildes padres son Gaspar de Flores y María de Oliva.

Aunque la niña fue bautizada con el nombre de Isabel, se la llamaba comúnmente Rosa y ése fue el único nombre que le impuso en la Confirmación el arzobispo de Lima, Santo Toribio. Rosa tomó a Santa Catalina de Siena por modelo, a pesar de la oposición y las burlas de sus padres y amigos.

En cierta ocasión, su madre le coronó con una guirnalda de flores para lucirla ante algunas visitas y Rosa se clavó una de las horquillas de la guirnalda en la cabeza, con la intención de hacer penitencia por aquella vanidad, de suerte que tuvo después bastante dificultad en quitársela. Como las gentes alababan frecuentemente su belleza, Rosa solía restregarse la piel con pimienta para desfigurarse y no ser ocasión de tentaciones para nadie.

Aunque era capaz de oponerse a sus padres por una causa justa, jamás los desobedeció ni se apartó de la más escrupulosa obediencia y paciencia en las dificultades y contradicciones. Rosa tuvo que sufrir enormemente por parte de quienes no la comprendían.

El padre de Rosa fracasó en la explotación de una mina, y la familia se vio en circunstancias económicas difíciles. Rosa trabajaba el día entero en el huerto, cosía una parte de la noche y en esa forma ayudaba al sostenimiento de la familia. La santa estaba contenta con su suerte y jamás hubiese intentado cambiarla, si sus padres no hubiesen querido inducirla a casarse. R*osa luchó contra ellos diez años e hizo voto de virginidad* para confirmar su resolución de vivir consagrada al Señor.

Poemas de Agosto: "Melancolías de ayer"

Te invitamos a visitar este ENLACE y conocerás más Poemas, Cuentos, Frases, Reflexiones, Mitos, Leyendas, Relatos, Fabulas y mucho más.

Poemas de Agosto: "Melancolías de ayer"
Ayer confirmaste mis sospechas,
aquellas para las cuales siempre se ponen excusas para negarlas;
no tengo ningún amigo,
estoy sola en este mundo pasmado de soledad y sufrimiento.

Tus palabras, amiga mía,
fueron como una estocada en el corazón,
un golpe que me ha tocado
en lo más profundo de mi ser.

Con lágrimas en los ojos
y totalmente decepcionada
se me hace tan difícil
a un ser que pensé que era diferente,
pero la herida que me has dejado es demasiado grande.

Pronunciaste esas malditas palabras
que en menos de un segundo
destruyeron todo mi universo;
pues fue ayer,
el último día
en el que tuve una mejor amiga. 

Poemas de Agosto: "Cerca de la oscuridad"

Te invitamos a visitar este ENLACE y conocerás más Poemas, Cuentos, Frases, Reflexiones, Mitos, Leyendas, Relatos, Fabulas y mucho más.

Poemas de Agosto: "Cerca de la oscuridad"  
Hoy advertí tu presencia al borde del abismo,
donde tu orgullo gritaba desesperadamente sed de precipicio.
Hoy deteste tus ganas de gritarle al tiempo cuanto te ha consumido,
de restregar tus miedos a quien no sabe que tu alma no tiene sentido.
Hoy negué el anhelo de verte cayendo
y contemplar tranquilamente el abandono de tu cuerpo.
Hoy escuché tus voces mezcladas con el viento,
tu mirada estaba sumergida en lo profundo del silencio,
tu sonrisa era fingida y sin embargo seguías creyendo
que no estabas mintiendo
y es que tan cerca de la oscuridad el miedo te comprime,
la luz te paraliza, tu mirada se derrumba, todo se vuelve nada…
Cerca de la oscuridad el camino se extingue, el miedo te delata,
tu alma corre, vuela, luego escapa…